NOTICIAS

23 abril, 2015

Los emulsionantes podrían modificar la microbiota intestinal y ser responsables de obesidad y síndrome metabólico

Los emulsionantes, que se añaden a los alimentos más procesados ​​para ayudar a mejorar la textura y extender la vida útil, pueden alterar la composición de la microbiota intestinal promoviendo el desarrollo de síndrome metabólico, según muestra una investigación publicada en febrero de 2015 en la revista Nature y dirigida por los investigadores en Ciencias Biomédicas Dres. Benoit Chassaing y Andrew T. Gewirtz de la Universidad Estatal de Georgia.

Los emulsionantes podrían modificar la microbiota intestinal y ser responsables de obesidad y síndrome metabólico » La adición de emulsionantes a la comida parece encajar en el marco temporal y se ha demostrado como puede promover la traslocación bacteriana.
Una característica fundamental de la plaga moderna de obesidad es la alteración de la microbiota intestinal de una manera que favorece la inflamación y el espectacular aumento de la obesidad se ha producido a pesar de la genética humana, lo que sugiere un papel fundamental para un factor ambiental y como la comida interactúa íntimamente con la microbiota esta podría hacer que las bacterias intestinales sean más pro-inflamatorias.

La adición de emulsionantes a la comida parece encajar en el marco temporal y se ha demostrado como puede promover la traslocación bacteriana a través de las células epiteliales razones por las que Chassaing y Gewirtz plantearon la hipótesis de que los emulsionantes pueden afectar la microbiota intestinal para promover enfermedades inflamatorias.

Los autores administraron a ratones dos emulsionantes muy comúnmente utilizados, polisorbato 80 y carboximetilcelulosa, a dosis que buscan asemejarse al amplio consumo de los numerosos emulsionantes que se incorporan en casi todos los alimentos procesados y observaron que el consumo de emulsionantes cambió la composición de especies de la flora intestinal y lo hizo de una manera más pro-inflamatoria. La microbiota alterada había mejorado la capacidad de digerir y de infiltrarse en la capa de moco denso que recubre el intestino y que normalmente está desprovisto de bacterias. Las alteraciones en especies bacterianas resultaron en bacterias que expresan más flagelina y lipopolisacárido, que pueden activar la expresión génica pro-inflamatoria por el sistema inmune.

Tales cambios en las bacterias activan la colitis crónica en ratones genéticamente propensos a este trastorno, debido a sistemas inmunes anormales. En contraste, en ratones con sistemas inmunitarios normales, los emulsionantes inducen inflamación intestinal leve y síndrome metabólico, caracterizado por el aumento de los niveles de consumo de alimentos, obesidad, hiperglucemia y resistencia a la insulina.

Los efectos del consumo de emulsionantes fueron eliminados en los ratones libres de gérmenes, que carecen de microbiota. Un trasplante de la microbiota de ratones tratados con emulsionantes a los ratones libres de gérmenes era suficiente para transferir algunos parámetros de inflamación de bajo grado y el síndrome metabólico, lo que indica un papel central de la microbiota en la mediación de los efectos adversos de los emulsionantes.

Chassaing B, Koren O, Goodrich JK, Poole AC, Srinivasan S, Ley RE, Gewirtz AT. Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiota promoting colitis and metabolic syndrome. Nature. 2015 Mar 5;519(7541):92-6.
http://www.nature.com/nature/journal/v519/n7541/full/nature14232.html

Volver a Noticias


Conectando