NOTICIAS

13 enero, 2015

Más evidencia sobre el uso de probióticos en la Enfermedad Hepática Grasa No Alcohólica

La enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHNA) es una condición en la que el exceso de grasa se acumula en el hígado de un paciente sin antecedentes de abuso de alcohol o de otras causas de esteatosis hepática secundaria.

Más evidencia sobre el uso de probióticos en la Enfermedad Hepática Grasa No Alcohólica » Numerosos estudios confirmaron la participación de TNF-α en la compleja red que conduce al desarrollo de hígado graso no alcohólico y se propusieron diversas opciones terapéuticas.
La patogenia de la EHNA y de la esteatohepatitis no alcohólica no ha sido completamente aclarada. La hipótesis de "dos hit" es probablemente un modelo demasiado simplificado para elaborar eventos patogénicos complejos que tienen lugar en los pacientes con EHNA. Debería ser mejor considerada como un proceso de múltiples pasos, con la acumulación de grasa en el hígado en el primer paso, seguido por el desarrollo de necroinflamación y fibrosis. El tejido adiposo, que ha surgido como un órgano endocrino con un papel clave en la homeostasis energética, es sensible a ambas señales metabólicas centrales y periféricas y es en sí mismo capaz de secretar un buen número de proteínas. Estas proteínas específicas de los adipocitos se denominan adipoquinas y han demostrado tener una variedad de efectos locales, periféricos y centrales.

Numerosos estudios confirmaron la participación de TNF-α en la compleja red que conduce al desarrollo de hígado graso no alcohólico y se propusieron diversas opciones terapéuticas. En cuanto a la importancia del papel de la microbiota en la permeabilidad intestinal y endotoxemia, las opciones terapéuticas con probióticos han sido investigadas y varios estudios informaron de la mejora de la sensibilidad a la insulina, la histología hepática, la disminución de TNF-α, el contenido de ácidos grasos y de los niveles de ALT sérica total por lo que los probióticos son una buena opción terapéutica que disminuye la actividad proinflamatoria, TNF-α entre otros, lo que implica su posible beneficio en el tratamiento del hígado graso no alcohólico.

Sanja Stojsavljević, Marija Gomerčić Palčić, Lucija Virović Jukić, Lea Smirčić Duvnjak, Marko Duvnjak. Adipokines and proinflammatory cytokines, the key mediators in the pathogenesis of nonalcoholic fatty liver disease. WJG 20th Anniversary Special Issues (12): Nonalcoholic fatty liver disease. World J Gastroenterol 2014 December 28; 20(48): 18070-18091.

http://www.wjgnet.com/1007-9327/pdf/v20/i48/18070.pdf

Volver a Noticias


Conectando