NOTICIAS

08 enero, 2015

¿Qué pueden enseñarnos las impresiones fecales de bacterias sobre la evolución de la tierra?

Las impresiones fecales de microbios proporcionan potencialmente un registro de cómo la tierra y la vida han co-evolucionado en los últimos 3.500 millones años y sus cambios en temperatura, niveles de oxígeno y gases de efecto invernadero del planeta si bien, a pesar de más de 60 años de estudio, se ha demostrado difícil, hasta ahora, a "leer" la mayor parte de la información contenida en este material.

¿Qué pueden enseñarnos las impresiones fecales de bacterias sobre la evolución de la tierra? » Los microbios han dominado la ecología de la tierra durante al menos los últimos 3,5 millones de años.
Todo lo que se come se debe excretar, y los microbios no son una excepción. Los microbios han dominado la ecología de la tierra durante al menos los últimos 3,5 millones de años jugando un papel vital en el ciclo del carbono del planeta mediante la digestión de la materia orgánica, así que sus residuos potencialmente contienen información sobre los cambios en el tiempo de la temperatura e incluso en los niveles de oxígeno junto con información acerca de cómo la vida misma ha evolucionado para adaptarse a estos cambios aunque siempre hay que recordar que los microbios son comensales ultra-exigentes.

En un artículo recientemente publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), investigadores de la Universidad McGill y del Instituto Weizmann de Israel describen una nueva técnica que han desarrollado para interpretar las distintivas huellas metabólicas, optando por centrarse en los microbios que viven en el fondo del océano donde los microbios consumen el sulfato que se encuentra en el agua de mar porque el oxígeno escasea. Las temperaturas globales, las concentraciones de dióxido de carbono y los niveles de oxígeno determinan si estos microbios que usan sulfato están viviendo en tiempos de abundancia, y de rápido crecimiento, o en tiempos de necesidad, y creciendo lentamente. El registro de estos cambios se encuentra en los residuos microbianos y, más concretamente, en la cantidad del sulfato utilizado.

Al igual que muchos seres humanos, estos microbios tienden a rechazar el azufre si es sólo un neutrón o dos más pesado que lo normal. En tiempos de abundancia, en los que el crecimiento se acelera y los microbios necesitan captar más sulfato estos son menos exigentes y tienden a "fraccionar" menos pero en momentos en que los recursos son más limitados, el crecimiento se ralentiza y los microbios tienden a fraccionar más. Esta nueva investigación de Wing y Halevy explica estas preferencias gastronómicas peculiares de los microbios y, por primera vez, las vincula a cuánto de lo que consumen se almacena, lo que explica la evolución microbiana.

Boswell A. Wing, Itay Halevy. Intracellular metabolite levels shape sulfur isotope fractionation during microbial sulfate respiration. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2014; 111 (51): 18116.

http://www.pnas.org/content/111/51/18116

Volver a Noticias


Conectando