NOTICIAS

05 enero, 2015

¿Qué "hacen" los microbios que comemos?

Los investigadores que estudian los diferentes tipos de microbios que se encuentran en los alimentos que forman parte de diferentes patrones dietéticos se han preguntado si las bacterias en los alimentos juegan un papel en la estructura y función de la microbiota intestinal humana.

¿Qué » Los hallazgos de este estudio sugieren que los microbios que comemos como parte de dietas normales varían en abundancia, composición de la comunidad y potencial funcional.

Durante los últimos años la atención fundamental a los microorganismos ha estado en nuestras heces y no tanto en los alimentos y, de hecho, se sabe muy poco sobre los efectos de las bacterias que se ingieren en una dieta occidental típica e incluso sobre cuestiones más básicas como qué microbios afectan más a las comunidades bacterianas intestinales, cuántos de ellos o en qué dietas pueden aparecer con más frecuencia.

En un nuevo estudio publicado en Peer J. liderado por Jenna Lang de la Universidad de California-Davis se ha investigado la microbiota de tres diferentes patrones dietéticos constatando que no hubo diferencias significativas en la diversidad entre los diferentes patrones dietéticos, sino que algunos grupos taxonómicos se correlacionaron con el contenido nutricional de las comidas.

Los hallazgos de este estudio sugieren que los microbios que comemos como parte de dietas normales varían en abundancia, composición de la comunidad y potencial funcional. Esta variación depende de los ingredientes específicos en las comidas, el cómo los alimentos se preparan y procesan y otros factores potenciales, no explorados aquí, sobre la procedencia de los ingredientes.

Todo esto plantea la cuestión fundamental de estudio: Pueden los microbios que normalmente comemos como parte de nuestra dieta diaria contribuir a la composición y el funcionamiento de nuestra microbiota intestinal?. Además de cuestionar si las bacterias que comemos con los alimentos influencian la composición o funciones de nuestro propio microbioma, el estudio también sugiere que las bacterias dentro de nuestra dieta también puede jugar un papel funcional en sí pues ciertos microbios intestinales pueden transformar y modificar en el intestino constituyentes y nutrientes de la dieta tales como vitaminas o polifenoles siendo igualmente posible que los microbios modifiquen determinadas moléculas nutritivas de los alimentos nutritivos.

El equipo analizó el contenido microbiano de tres patrones dietéticos diferentes con el fin de estimar la cantidad media total que todos los días se ingiere a través de los alimentos y bebidas y la composición de microbios en tres comidas diarias que representan tres patrones alimentarios diferentes. Los tres patrones dietéticos analizados fueron el estadounidense promedio centrado en los alimentos de conveniencia; el patrón recomendado por USDA con un mayor contenido de frutas y verduras, carnes magras, productos lácteos y granos enteros, y el patrón Vegan que excluye todos los productos de origen animal. Todas las comidas se prepararon en una cocina en casa o fueron compradas en restaurantes, mezclando ambos tipos de comida con el fin de completar el análisis microbiano incluyendo aerobios, anaerobios, levaduras y mohos analizando las muestras mediante 16S rRNA PCR.

Con base en el conteo de placas, el plan de comida USDA tuvo el contaje más alto del total de microbios con 1,3 × 109 UFC (unidades formadoras de colonias) por día, seguido por el plan de comida vegetariana y el plan de comida americana cuyos contajes fueron 6 × 106 y 1,4 × 106 UFC por día, respectivamente, sin que hubiesen diferencias significativas en la diversidad entre los tres patrones dietéticos.

Utilizando el análisis predictivo metagenómico PICRUSt se observaron algunas diferencias en categorías funcionales KEGG en los tres patrones dietéticos y para las comidas agrupadas en función de si eran crudas o cocidas.

Lang JM, Eisen JA, Zivkovic AM. The microbes we eat: abundance and taxonomy of microbes consumed in a day’s worth of meals for three diet types. Peer J 2014; 2:e659 http://dx.doi.org/10.7717/peerj.659

https://peerj.com/articles/659/

Volver a Noticias


Conectando